martes, 5 de noviembre de 2013

Fanfic. Capitulo 6 (LOVE IN THE AIR)









De repente vi como salían todos los demás de la discoteca. Tres porteros les seguían . Carol no estaba en condiciones de correr mucho , así que la cogí en brazos y corrí como pude . Después de unos metros , los porteros nos dejaron de seguir y dejemos de correr. Estábamos cansadisimos. Me destroce un poco al llevar a Carol todo ese camino . Casi no podía sostenerme en pie
-Cintia ¿Estah bien?-Me dijo Mangel-
-Si.. Aunque Carol pesa lo suyo...- Dije sin aliento-
Por suerte paremos en un lugar en donde había bancos
-Sientate-Y me cogió en brazos y me dejo suavemente en el banco-
-Gracias Mangel- Él sonrío-
También llevo a Carol al lado mía. Estaba un poco confusa , pero por lo menos no se desmayaba. Rubius , Lou y Thous estaban hablando sobre lo que había pasado . Los escuchaba desde el banco. De repente escuche algo que hizo que me levantase. 
-¿Te has peleado con ella?-Dije sorprendida-
-Si. Es una gran cabrona-
No me enfade con él . En su lugar le di un gran abrazo. Estaba un poco sorprendido . 
-Gracias Rubius, de verdad-
El también me abrazo . 
-Ni se dan. No me da la gana que hagan daño a mis amigos-
Se me llenaron los ojos de lagrimas. Nadie había hecho esto por mi. Después de 1 minuto dejo de abrazarme y se dirigió hacia Mangel

RUBIUS

Mangel estaba en el banco junto a Carol . La pobre no tenia muy buena cara . Lo mejor era llevarla a casa. Me senté con Mangel. Estaba serio y creo que ya sabia por que. 
-¿Que tal estas?-Le dije-
No me contesto.
-Mangel.. Yo te conte lo que me pasaba cuando estaba triste- 
-Me siento mal por haberle pegado a esa chica. Solo es eso-
Me sorprendí 
-¿Como?Ella le hace la vida imposible a Cintia - No le entendía-
-Lo se , pero no se merecía eso-
En eso tenia razón . Quizás nos habíamos pasado un poco . 
-Tienes razón-
Nos quedemos callados . Al rato mire a Carol . No estaba bien. 
-¿La llevamos a casa?-
-Si , vamoh-Me dijo-
Me levante y dije
-Mangel y yo nos vamos a llevar a Carol a su casa-
Cintia intervino
-Voy con vosotros. No podemos dejarla sola en su casa. Me quedare con ella-
-Vale-Dije-
Nos despedimos de los demás y nos fuimos los 4 y cogimos un taxi. Paremos en la casa de Cintia y nos bajemos. Le ayudemos y cogí a Carol. Cintia abrió la puerta y entremos. La dejemos en el sofá . No nos fuimos en seguida. Estuvimos un rato hablando con Cintia. Después nos fuimos nosotros a casa. No habíamos hablado mucho por el camino. Los 2 íbamos pensando en nuestras cosas. Había sido un largo y duro día. Me puse el pijama y me acosté. Mangel apareció de repente y se tiro de plancha en la cama. 
-¡Mangel!-Dije un poco enfadado-
-Lo sientoh . Tenia ganas de hacerlo-Y río- Ultimamenteh ehta muy serio-
-Ya.. - No podía mentirle-
-¿Te guhta Cintia?-
-¡Que pesado estas con eso! -Le dije y me tape con las sabanas-
-¡Pero dimeh! ¿Si o no?-
-No lo se ¿Contento?-
-No mucho-Dijo riendo otra vez-
No paraba de dar la lata con eso . Era la hora de vengarse un poco
-¿Te gusta Carol?-Dije imitandole-
-No loh se¿Contento?-Me intento imitar la voz , pero no le salió . Cosa que me hizo mucha gracia-
La verdad es que los 2 estábamos enamorados de esas 2 chicas. O almenos , eso creíamos.

sábado, 2 de noviembre de 2013

Lost Memories . Capitulo 7








Esto era imposible. Nada de esto debería ser real . Mi mente no paraba de dar vueltas . ¿Acaso me he vuelto loca? Jesús me abrazo . Estuvimos mirando hacia el interior . Ya no había nada . Quería ser positiva y pensar que solo había sido una rata o algo , aunque sabia que no era así... Nos dejemos de abrazar
-Tenemos que movernos y encontrar alguna otra salida. No podemos quedarnos aquí-
Tenia razón y asentí con la cabeza. Fuimos lentamente había las escaleras. Estaban destrozadas . Era imposible subir por allí , al menos de momento . Había 3 habitaciones mas. Decidimos ir a la que estaba justo en frente de las escaleras. Entremos y solo había mas de esos carteles llenos de letras con color rojo fuerte, cosa que me hacia pensar que era sangre. Me estremecí. No solo había letras rojas . Mire mas atentamente . Eran fotografías antiguas . No se distinguía muy bien lo que contenían , pero si daba mucho miedo. ¿Donde estamos? 
-Aquí no hay nada . Vamos a otra habitación-Me dijo, girandose hacia mi-
Nos fuimos de aquella horrible habitación y entremos en otra . En la siguiente habitación había una mesa . Resultaba extraño . ¿Por que solo había una mesa en toda la habitación? Sabia que mi pregunta no tenia respuesta , así que no lo pensé mas. Jesús se acero mas . Cogió algo y luego me lo enseño. Era una linterna y parecía que aun tenia pilas. 
-Hemos tenido mucha suerte al encontrar esto-Dijo mas contento que antes-
-Si-Dije sonriendo- Ya no estaremos tan a oscuras-
En esa habitación no había nada mas de valor . Jesús encendió la linterna. Se notaba que ya estaba usada , pero servia. La habitación que estaba en frente de la puerta era la que mas daba escalofríos. Estaba mas oscura que las demás y me daban muy mala espina . Me pare antes de llegar a la puerta. Jesús me miro.
-¿Que pasa?-
No dije nada. Estaba mirando la puerta cerrada. Creo que Jesús comprendió lo que me pasaba
-No pasa nada . Estoy aquí contigo-Y me sonrío-
Eso me calmo un poco . Tome aire y seguimos hacia delante. Jesús abrió lentamente el picaporte . Y la abrió rápidamente . Un trueno cayo justo en ese momento y se podían percibir varias sogas . Pero eso no era todo. Pegue un chillido de espanto. En esas sogas habían 3 niños colgados. Dimos un paso hacia atrás . Los 2 nos habíamos asustado lo suficientemente para no entrar mas. Jesús apunto con la linterna hacia el interior . Había otra habitación dentro. 
-Tenemos que pasar-Me dijo-No podemos avanzar mas si no entramos-
Me arme de valor y entremos en esa habitación. Intente no mirar las sogas con los niños . ¿Como podría alguien hacer esto? Se me llenaron los ojos de lagrimas. Lagrimas por aquellos niños que perdieron la vida que no se merecían esto. Entremos en esa habitación . La puerta estaba abierta . Tenia suficiente luz , ya que podimos percibir una ventana. Nos acerquemos un poco mas para mirar si tenia salida. La puerta se cerro y justo en ese momento la linterna se había quedado sin pilas. Solo se podía ver la Luna y el cielo azulado. Debían de ser las 6 o 7 de la mañana. Una sombra apareció de repente. Era él. No nos había dejado ni un momento solos . El ser de las orejas largas estaba allí .